/ / / /
ccp-urb
Exitosa conmemoración del terremoto del 13 de mayo de 1647 con intervenciones urbanas en Santiago.

 

Iniciativas de urbanismo táctico como un Hipocentro de Memoria” y un toque de campanas señalando la hora exacta de la tragedia, fueron algunas de las iniciativas que desarrolló la Fundación Proyecta Memoria y la Fundación Aldea en colaboración con ONEMI y Municipalidad de Santiago, en el marco de la campaña “Saber de Memoriaque busca conmemorar 9 desastres naturales que ocurrieron durante el mes de mayo en Chile.

El 13 de mayo de 1647, los habitantes de Santiago, que se contaban unos cuatro mil fueron sacudidos afectados por un megaterremoto a plena oscuridad, se calcula a 22:30 horas aproximadamente y que dejó una fatal secuela de un millar de personas fallecieron en interminables 3 minutos.

Santiago quedó en el suelo y la mayoría de los templos y conventos se destruyeron, entre ellos la Iglesia de San Agustín, en lo que era percibido entonces como “castigo divino”, sin embargo, uno de sus símbolos se salvó y quedó como testimonio. El Cristo de la Agonía o Cristo de Mayo, logró mantenerse íntegra en medio de la destrucción total de la Iglesia, incluso su corona de espinas que bajó desde la cabeza hasta el cuello del Cristo, en donde permanece hasta hoy. A partir de entonces todos los años una procesión recorre el casco histórico de la ciudad, invocando su protección contra estos desastres naturales.

Justamente frente al templo todo el 13 de mayo ocurriió un “Hipocentro de Memoria”. Una performance que es un llamado de atención a los ciudadanos, para conocer y poner en alerta nuestra historia. Una intervención con  “ondas sísmicas graduales” que generan en cada peatón un epicentro de conciencia frente al Monumento Nacional, Iglesia San Agustín y justamente es llamar a entrar y conocer el reconocido Cristo de Mayo, en la céntrica Agustinas esquina Estado.

“Queremos que las ciudades tengan testimonios físicos y simbólicos de los desastres que han sufrido. Son marcas que hablan de una condición única de nuestro territorio y que como país nos identifica. El olvido frena los aprendizajes y la resiliencia de las comunidades. Algunos casos que destacamos son los restos del navío Wateree que quedó varado en Arica luego del Tsunami de 1877, la “Cruz de los Muertos” en Cerro Merced de Valparaíso que conmemora el Terremoto de 1906 y el memorial a Pedro Aguirre Cerda del escultor Lorenzo Berg en el Eje Bulnes de Santiago que conmemora el terremoto de 1939 y sin duda el Cristo de Mayo que es uno de los referentes más antiguos en Chile sobre nuestra memoria sísmica”, dijo Soledad Díaz de la Fuente de Fundación Aldea.

Posterior al Hipocentro a las 22:30 sonaron de campanas a la hora exacta de la tragedia, como una forma de conmemorar el cataclismo.

Hasta el día de hoy, cada 13 de mayo, los creyentes de la ciudad realizan una procesión del que se dio en llamar Cristo de Mayo, la procesión que ha sobrepasado centurias, se ha suspendido en contadas ocasiones, dos de ellas justo antes de los terremotos más grandes que ha sufrido nuestro país, el de Valdivia en 1960 y el de 2010 que sacudió desde Concepción a Valparaíso.

“Existen pocos espacios conmemorativos en nuestras ciudades que nos traigan a la memoria eventos que forman parte de nuestras vidas. Una forma de abordar estos cataclismos es no eludirlos sino afrontarlos, aprender de ellos y saber cómo convivir y levantarnos  aun cuando en ocasiones parecen un desafío, el cual no sabemos cómo superar”, dijo Patricio Mora, director ejecutivo de Proyecta Memoria al presentar la iniciativa.

La intervención simbólica en el Cristo de Mayo forma parte de la campaña “Saber de memoria”, que a través de un conjunto de actividades pretende llamar la atención sobre el quinto mes de año, como una ocasión para aprender de nuestra vulnerabilidad ante desastres.

Iniciativas de urbanismo táctico como un “Hipocentro de Memoria” en Santiago y Copiapó, talleres escolares y seminarios sobre memoria y desastre, “Alertas de memoria”, donde sirenas y campanas de iglesias en Valdivia sonarán a  la hora exacta del siniestro y una fuerte campaña en redes sociales, son algunas de la campaña que busca conmemorar 9 desastres naturales que ocurrieron durante el mes de mayo en la historia de Chile, organizado por Fundación Proyecta Memoria y la Fundación Aldea.

Este año, la conmemoración contó con el apoyo de la Oficina Nacional de Emergencia del Ministerio del Interior y Seguridad Pública, ONEMI, con el objetivo de vincular la preparación y prevención con el rescate de la memoria histórica de los distintos desastres que se han desarrollado en nuestro territorio, y reforzar la formación de comunidades más resilientes.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *