ccp-urb
Ha Llegado Carta. Hacia una carta patrimonio para Chile.

CARTA PATRIMONIAL

Tras las crisis patrimoniales nace la inventiva: Desde el siglo XX se han desarrollado numerosas cartas de índole patrimonial en distintos países del mundo, manifestando diversas posturas que normalizan la actividad restauradora y de preservación del patrimonio.

Lamentablemente Chile, no se ha generado un discurso propio sobre esta materia, a pesar de las innumerables catástrofes, especialmente terremotos (partiendo como el 27F como hito resiente), que ponen en riesgo a nuestro patrimonio construido. Prueba de ello, es que no existen instancias formales desde lo académico o el sector público que con el fin de dirigir esfuerzos para establecer maneras de recuperar el patrimonio desde lo material y desde sus usos.

Nuestro país no ha propiciado una necesaria reflexión respecto a estos temas, a diferencia de casos internacionales como la Carta de Atenas de 1931, la que nace luego de la I Guerra Mundial, hecho que ocasionó daños y destrucción de muchos monumentos. Por su parte Chile, no debe su daño al patrimonio a tragedias bélicas, sino que a desastres como tsunamis aluviones, erupciones de volcanes y ya los mencionados terremotos.

Es por eso y con el fin de atender las necesidades locales y responder a las demandas por la memoria en nuestro territorio, que es necesario abandonar la actual visión eurocéntrica. Todo esto ajustado a su contexto socio cultural, rescatando el saber hacer generado por los especialistas locales e integrando a la comunidad como un actor primordial a la hora de levantar formas de hacer desde lo teórico y práctico en relación a los escombros simbólicos y su rol en el espacio público.

Pues existe un elemento común tras la destrucción de un inmueble patrimonial, los escombros siempre han sido considerados como basura, pero buscamos a través de un proceso de asignación simbólica, establecerlos como objetos representativos de memoria relacionados con un bien arquitectónico especifico, y asociados un imaginari determinado. Con ello levantar la noción de “escombros simbólicos”, elementos de contención emocional y psicosocial para una comunidad y que pueden seguir un nuevo ciclo de vida, al reutilizarse y reciclarse en plazas, parques o áreas peatonales, siguiendo una continuidad de lo colectivo que representa el patrimonio en el lugar de todos y todas, el espacio público. Todo esto bajo una mirada país, con concesos técnicos claros y políticas públicas ajustada a esos concesos, de ahí la gran necesidad de esta carta patrimonial para Chile.

Nuestra misión es poder llevar esta filosofía a un debate nacional, ya que durante estos cuatro años hemos comprobado que tiene un carácter excepcional, única en el mundo, donde hemos recogido excelentes críticas en instancias como en 12o Bienal de Venecia, Alemania, España, Francia, Estados Unidos y Japón, valorando la innovación de la postura.

Para dar fin a nuestra misión, el proyecto de Carta Patrimonial para Chile, se tienen contempladas tres etapas de desarrollo:

1-Levantamiento de antecedentes a nivel nacional.

2-Presentacion de resultados y discusión nacional.

3-Internacionalizacion.

La primera etapa, la cual es objeto de financiamiento del presente proyecto, tiene un tiempo de investigación de 15 meses, y la hemos denominado “Ha Llegado Carta”. Nuestro objetivo es poder propiciar en Chile un debate y reforma cultural en lo patrimonial, a través deentrevistas, consultas ciudadanas, sitio web interactivo, talleres con diversos expertos nacionales, desarrollo desde una mirada endógeno.

Vemos también la carta como un aporte al actual proceso de la formación del Ministerio de Cultura y Patrimonio, que puede marcar un antes y un después en nuestro patrimonio y podamos decir con orgullo a todo el mundo, Ha Llegado Carta_ ¿para quién? _Para Chile.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *